Historia

Desde hace mas de 40 años que funciona nuestro jardín “cedro”
Comenzamos con poquitas mesas y algunas sillas por la calle Maestro Álvarez y hace más de 30 años que estamos por San Ginés 2128 dado que se abrió esta calle al lotear las hermanas franciscanas sus terrenos y esto permitió tener una entrada y una salida mucho mas tranquila,  ya que es una cortada con una rotonda con un gran pino. Es un lugarcito muy querido por todos los chicos y sus familias.
A través de los años siempre hemos buscado el mejor desarrollo social, físico e intelectual de cada uno de nuestros niños, su independencia, la confianza en si mismo y el saber que si uno lo intenta o trata, siempre se puede.
Si bien todo lo trabajado es a través de actividad lúdica, siempre nos basamos, con toda sinceridad, en el diseño curricular de la Provincia de Buenos Aires, estableciendo en cada ciclo los propósitos u objetivos a alcanzar al final de los mismos.
Cada actividad que se lleva acabo en el jardín tiene sus fundamentos y su significancia. Todo tiene una razón de ser o de cumplimentar.
Los niños de 2 a 5 años son personitas al as cuales debemos orientar y ayudar, pero el esfuerzo y el aprendizaje deben buscarlo cada uno de ellos para poder crecer íntegramente.
Es maravilloso ver el cambio que se va produciendo en ellos desde los 2 años hasta la sala de cinco. En esta ultima etapa cada alumno se desenvuelve con la mayor propiedad, saben razonar, pensar y resolver con gran riqueza y creatividad cada una de las situaciones o problemáticas que se les presentan.
Comenzamos este proyecto Mrs. Tina y Mrs. Ercilia y lo continuamos con mi hija Mrs. Ann.
Larga es nuestra trayectoria y a lo largo de ella muchísimas familias de San Fernando, Tigre, San Isidro, Beccar, Pacheco, han pasado por nuestras aulas logrando con todas ellas un vinculo tan fuerte que aun habiendo pasado años de su paso por él, se acercan no solo para recordar sino fundamentalmente para encontrarnos y expresar los gratos momentos que hemos compartido juntos y también para hacernos saber de sus logros y estudios, de su primera comunión, de sus quince años, de su casamiento, y hasta muchos de ellos volvieron como padres y actualmente en nuestro jardín concurren sus hijos.
Esto nos ocurre año a año, nos enorgullece y emociona, pues significa que las vivencias del jardín dejan huellas muy fuertes en muchos de ellos.

Ideario

Dentro de las líneas directrices de nuestra acción educativa se encuentran: El valorar la vida humana como bien esencial...
leer más »